domingo, 23 de septiembre de 2007

Dias de perros y de ciervos

Holaaa a todo el que se lo merezca! juas venga no, a todo el mundo (por cortesía...). Quería comentar mi vida un poco (PELIGRO!!!). Úrsula, cuando me enviastes el sms de "urgente" aquel día (cumple de Patriii!), empezaba a liarse la de Dios. Y es que no se si lo sabéis, Granada, empezó a caer muchísima agua, tanto que se inundó unos cuantos tramos de las vías ferreas más importantes y, como no y esto ya me avisó Murphy, la de ida para Linares también. Pues bien, allí llegué todo mojado y a prisa porque llegó tarde el bus y resulta q estaban metiendo a todos en taxis y me metieron en uno casi a empujones. Por que estaban allí los humos que ni una sola broma eh? madre mia como se pone la gente por algo que nadie puede evitar. Pero bueno, y el momento de mayor estrés fue la de los 3 en el taxi hablando por teléfono y echando las culpas al conductor de que no supiera cómo ir a Los Propios (un pueblecillo de Jaén). Pero bueno! ahí empecé a fliparlo y reir con la cara tonta. Bueno, que se solucionó lo del trayecto y tos en su casica. Y no quiero sacar conclusiones.

Y ahora viene la antítesis, hoy. Andújar poseé el paraje natural más extenso de Andalucía y en él viven ciervos, jabalíes, biutres y uno de los últimos vestigios del lince. No vimos ninguno, vale pero es que el tema es que estamos en la época de la berrea del ciervo y es algo impresionante. Ya casi al anochecer (cuando la gente sa ido) salen para gritar y estar a sus anchas y ahí, con la cámara de fotos y con el silencio, escucho los sonidos de estos bichos (no muy bonitos, pero graciosos) y los veo a 5 metros! en mitad del campo con el viento y casi a oscuras me recordó a la beca. No en las berreas jeje, sino en las sensaciones.

Qué dos días, quizás uno me sirva para sentir más el otro.


1 comentarios:

Helí dijo...

no se si soy yo hoy... o es que eres mu sensible, eh? ja ja. En serio, me gusta mucho lo que has escrito, o mejor, como lo has escrito. Es que eres mu sensible! tio!sorprendentemente sensible! pese a lo macho, claro está.
En fin, espero que estos comentarios no te quiten las ganas de escribir... ja ja