viernes, 28 de noviembre de 2008

"Aquellos ojos..."

Dejo atrás la biblioteca, el sabio calor que desprende la acumulación de libros, huele a seta, el aire polar anestesia el gesto, la humedad penetra por cada poro de la piel. Las telarañas, esta mañana, con más ahínco aún si cabe evidencian la congelación del tiempo. El blanco se apodera de la ciudad, dibujando finas líneas en las hojas que el invierno ha arrebatado a los árboles y hoy tendidas en el suelo esperan resignadas su transformación, y lo sabemos... la energía ni se genera ni se destruye, sólo se transforma.

Camino rápido hacia casa consciente de que la realidad está aquí, fuera; La belleza, el ser, el sentir... pero el frío se apodera de mis decisiones y mi mirada se centra en los finos collares de cristal que penden y se balancean en cualquier esquina...

...llego a casa, al calor del hogar, pero mi ímpetu puede más y decido salir a tomar unas fotografias...








Úrsula
Bourges, 27 de noviembre de 2008

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El frio nos inunda, cuacciona nuestras decisiones... pero, ante un ojo atento y observador, nos regala imagenes tan bellas como las que has colgado!!

un beso...fátima

ismael im dijo...

Como una canción de Kirsty Hawkshaw, emocionante.

Anónimo cabrón dijo...

quien coño es Kirsty hawkshaw??

IZQUIERDO dijo...

zisssssssssss zisssssssssssssss zissssssssssssssssss zisssssssssssssssssssssssss (onomatopeya extraida de las finas lineas blancas)

Patricia Picón dijo...

El frío se hace sentir, evidencia, resiguiendo, la realidad, o algo así... como que te das cuenta de que estás en la calle. Inquieta, y se lucha contra él.
mmm